domingo, 1 de febrero de 2015

Chavs: La demonización de la clase obrera - Owen Jones


Título: Chavs: La demonización de la clase obrera
Título original: Chavs: The Demonization of the Working Class
Autor: Owen Jones
Año de publicación: 2012
Editorial: Capitán Swing
Nº de páginas: 360
Precio: 20 €
Encuadernación: Rústica con solapas


En la Gran Bretaña actual, la clase trabajadora se ha convertido en objeto de miedo y escarnio. Desde la Vicky Pollard de Little Britain a la demonización de Jade Goody, los medios de comunicación y los políticos desechan por irresponsable, delincuente e ignorante a un vasto y desfavorecido sector de la sociedad cuyos miembros se han estereotipado en una sola palabra cargada de odio: chavs.

En este aclamado estudio, Owen Jones analiza cómo la clase trabajadora ha pasado de ser «la sal de la tierra» a la «escoria de la tierra». Desvelando la ignorancia y el prejuicio que están en el centro de la caricatura chav, retrata una realidad mucho más compleja: el estereotipo chav, dice, es utilizado por los gobiernos como pantalla para evitar comprometerse de verdad con los problemas sociales y económicos y justificar el aumento de la desigualdad. Basado en una investigación exhaustiva y original, este libro es una crítica irrefutable de los medios de comunicación y de la clase dirigente, y un retrato esclarecedor e inquietante de la desigualdad y el odio de clases en la Gran Bretaña actual. La edición incluye un nuevo capítulo que explora las causas y las consecuencias de los episodios de violencia que ocurrieron durante el verano de 2011 en Inglaterra.



Este libro lleva por título la denigrante palabra con la que se describe en Gran Bretaña a cierta clase social, digamos de baja extracción, pero su uso se extiende cada vez más y se asimila a la clase obrera en general. De este modo se trata de asociar delincuencia con pobreza, insultando impugne y gravemente a grandes sectores de la población, algo que en una época tan políticamente correcta sería imposible de aceptar si se refiriera a otros colectivos.

Este ensayo nos relata, casi como de un artículo periodístico se tratara, la forma en la que se ha acosado y se acosa a la clase trabajadora. El neoliberalismo lleva imponiendo sus políticas desde los tiempos de Margaret Thatcher, en un cruel ejercicio de ingeniería social. Se procede al acoso y derribo de la clase obrera, primero escudándose en la globalización y en las necesidades del mercado, y hoy en día en la crisis financiera. Por motivos puramente económicos o por una necesidad de anular todo el poder de los actores sociales, los distintos gobiernos llevan estigmatizando sistemáticamente las bases sociales que forma la fuerza principal de los trabajadores. Se les ha privado de sus tradicionales modos de ganarse la vida, cerrando fabricas y minas e impidiendo su organización sindical por los más diversos métodos, entre ellos sustituyendo trabajos estables por una precariedad laboral que vuelve casi imposible el organizarse a largo plazo.

También se restringen derechos fundamentales como el derecho a huelga y a manifestarse, ridiculizando habitualmente a los sindicatos y a la izquierda contestataria.

Al mismo tiempo se desmontan los pilares básicos del Estado del Bienestar, como son el acceso a una vivienda digna, la sanidad o la educación, dejándolo todo en manos privadas. Luego se tiene la desfachatez de decir que ya no hay clases sociales, y que es un tema superado por la historia. Se predica que cualquiera puede hacerse rico y que el que es pobre lo es exclusivamente por su culpa, y si es marginal o pasa hambre es porque él y los suyos se lo han buscado.

El autor desmonta las ideas preconcebidas con la que machaconamente nos intoxican los medios de comunicación al servicio de las clases dirigentes, avisándonos de la gran manipulación a la que estamos siendo expuestos, así como de los grandes peligros a los que se enfrentan las libertades individuales y colectivas, tan duramente conquistadas.

Esto no sucede solamente en Gran Bretaña, es algo que afecta a cualquier país del mundo. España no es diferente, al contrario, aquí todavía es mucho más escandaloso, un uno por ciento de la población es cada vez más rico acumulando recursos de todo tipo. La situación laboral cada día es más precaria. La sanidad se privatiza y complica a marchas forzadas con la falaz idea de que no funciona, hacen que todo marche cada vez peor hasta que aceptemos que solamente pagando se pueda solucionar los problemas. Y qué decir de la educación, también predican que no funciona, cambiándola una y otra vez a su antojo, trucando las reglas del juego y el resultado es una vez más un encarecimiento exponencial que cierra el acceso a la misma aun cada vez mayor número de personas. Y qué decir de la política, con una clase dirigente que parece vivir en otro planeta constantemente alejado de los problemas de la calle.

Me gusta mucho este libro, es muy recomendable y ejemplifica perfectamente la situación, podéis completarlo con documentales como El espíritu del 45, Marx Reloaded, Inside Job, películas como La cuadrilla o series como Shameless que muestran la visión que tratan de imponer de la clase obrera como delincuentes.

Me gusta cuando el autor destaca el hecho de ser acusado de partidista y resucitar la lucha de clases, es sincero cuando dice que claro que lo es, y que por supuesto que hay ricos y pobres, hay dos clases sociales capitalistas y obreros. Y aunque la situación varíe a lo largo de la historia, ahora mismo estamos ante un momento crucial donde el enfrentamiento está plenamente vigente. Debemos tomar conciencia y buscar soluciones antes de que el tema se radicalice hasta llegar a un punto sin retorno. Debe de haber soluciones y un camino al cambio y a la esperanza, porque si se nos niega a los trabajadores los más simples derechos y no nos dejan vivir de una manera digna, tan solo subsistir a duras penas, si nos ponen contra la espada y la pared, no tendremos nada que perder.

Resumiendo, no hay que llegar a tiempos desesperados que provoquen acciones desesperadas.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada